lunes, 30 de octubre de 2017

Las memorias de la piel.

Mis comienzos en el mundo del masaje sensitivo fueron puramente económicos y a la desesperada.

Con el tiempo me fui enganchando al descubrir que a través de las caricias mi cuerpo era capaz de sanar.

Mi piel no soportaba ser tocada a causa de una serie de abusos que empezaron con 9 años y yo normalicé hasta bien entrada la edad adulta, cuando empecé a plantearme porque siempre tenía el mismo problema con mis parejas. Me daba asco que me tocaran. Lo sentía como algo sucio y odiaba a los hombres.

Entonces comencé a analizar la situación, estudiar, leer, hacer terapia...y fui comprendiendo que había sido el blanco perfecto de muchos hombres que se creían con el derecho de tocarme sin mi permiso. Nadie me enseñó a respetarme. Nadie me habló de sexualidad...así es que creía que era normal que los hombres me tocaran.

Si yo podía sanar a través de las caricias, los demás también. Y por eso continué dando masajes, innovando, reinventadome, escribiendo sobre los monstruos y las sensaciones que me producía todo este mundo, desde las compañeras hasta las personas que venían verme.

El blog siempre ha sido mi terapia personal y a la vez la de muchas otras personas a las que les ha resonado mi historia y mis vivencias.

Tenemos una relación con el cuerpo y la sexualidad demasiado tensa. La mayoría de las personas han sido educados en la prohibición, la vergüenza y la culpa.

Después llega el vacío. Cuando ante una caricia nos sentimos obligados a mantener una relación completa, porque no sabemos escuchar, ni mirarnos a los ojos y hablarnos a través de ellos.

Desconocemos totalmente nuestro cuerpo, nuestro templo. No le hemos podido prestar la atención que se merece.

....y cuando somos conscientes de ese vacío, comenzamos a romper esa capa de inseguridades y hallamos otra manera de hablar y sentir.

El tacto consciente y la alquimia corporal en el que se trabaja absolutamente todo el cuerpo desde el respeto, está ayudando a muchas personas a salir de actitudes erróneas y eliminar prejuicios sobre la sexualidad y las relaciones.

Despertemos esas emociones perdidas. Liberemos las memorias de la piel...Y sintamos.

Abrazos con alas

Lucia.



4 comentarios:

  1. Mi querida MARIPOSA, siempre es un placer encontrarte aquí, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Señor G!
      Siempre gracias por tanto.

      Eliminar
  2. Que bonita esta entrada!!!!
    Puede ser q perdamos la memoria o q para mantenernos a salvo d nstros demonios a veces seleccionemos inconscientemente lo q no deseamos recordar; pero como bien dices, la piel, el cuerpo, nuestra expresión ...todo queda registrado en esa memoria corporal y emocional. Somos un baúl con cosas preciosas y otras q lo son menos.
    Me gusta tu nudismo.
    Un abrazo Lucía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofia! Que alegría leerte.
      Te pienso cada día.
      Me encanta ser parte de tu historia de locura que es tan parecida a la mía... Si la piel hablara...Si dejáramos salir todos los monstruos.

      Un abrazo amiga.

      Eliminar

Os pienso

Sí, claro que he sentido vertigo millones de veces, la sensación de estar cayendo sin saber cuanto de largo es el vacío. Pero también he s...