viernes, 18 de agosto de 2017

2 de Enero del 2015

Lo que voy a publicar ahora lo escribí hace mucho tiempo. Justo despues del capitulo final con Diciembre.

Es algo que escribí y nunca publiqué. Y que me da exactamente igual lo que se piense sobre mi manera de escribir y plasmar las palabras.

En todo este cuento, de lo único que me arrepiento es de haber perdido a Ana ( mi exsocia) . Ya no se puede retroceder en el tiempo, ya dejé que el tiempo curase las heridas. A veces todos nos equivocamos, y mi gran equivocación en esta historia es no haber hecho caso a mi intuición.

2 de Enero del 2015


50 gotas de pena  + 25 de rencor + 15 de rabia y le añadimos unas gotas más de pinchazo en el pecho y de incertidumbre.

Mezclamos todo muy bien y lo dejamos que vaya asentadose y calmando porque como lo lance al aire no salimos vivos.

Quizás me haya quedado corta de gotas y todavía guardo dentro sobre todo pena, mucha pena por lo que un día fue y dejó de ser.

Trato de buscar una explicación a un sin sentido, a este engaño o no se como llamarlo y mientras he perdido 4 trenes en Atocha.

Me he cosido la boca para no obligarme a contestar al primero que me pregunte el porque de mi mirada al vacio.

No te lo dije, pero se murió la planta que compramos para la entrada de marmol de Sensuality, no me extraña, fue testigo de mucha mierda y no lo soportó.

No se lo que está pasando. Sólo se que deberiamos haber empezado por decirnos las cosas mirandonos a los ojos, siempre confié en los tuyos.

La culpa no la tuvo Diciembre, Ana. La culpa fue nuestra por bailar la danza que ella quería hacernos bailar, a cada una por separado.

Nunca hubo claridad en todo este asunto. La misma claridad de cuando trabajabamos juntas codo con codo en leganes para hacer realidad nuestro sueño. Ya no veía en ti esa mirada de complicidad, como la de la noche de mi cumpleaños en la que dimos nombre a tu blog. Ya no sonreias como cuando pasamos juntas aquel dia en el parque de atracciones como si fueramos dos niñas.

Creia que aquello era suficiente para contarme que estaba pasando. Siempre, hasta el último dia puse las manos en el fuego por ti, y me quemé todos los dedos. Quizás tú también te los quemaste por mi. Por que no fuiste clara??
 
Tuve la tentacion de llamarte cientos de veces porque te echaba de menos. Porque yo no olvido a las personas que han sido importantes en mi vida y que me han aportado cosas bonitas. Porque desde el primer dia que te vi en el balneario y me pusiste el nombre con el que allí trabajé, fuiste un apoyo, para no tener miedo a este mundo que se me venía encima.

Pero me quedé esperando sentada en Atocha, viendo pasar los trenes...sabiendo que todo había terminado y que quizás tendría que haberte hecho caso cuando me decías en el bar que teniamos que echar a Diciembre.

Fin del cuento.

Os abrazo

Lucía


3 comentarios:

  1. Ruben y raquel

    Me encanta el sentimiento que hay en esta entrada....
    Es leerlo y me entran ganas de darte un achuchon !!!

    Un besote !

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias chicos.

    Se siente vuestro apoyo!

    ResponderEliminar
  3. Sin palabras amor.

    Puro sentimiento. Que dificil es mostrar lo que uno siente. La mayoría de las personas no nos atrevemos por verguenza o por miedos internos. Pero has hecho un ejercicio de soltar impresionante, desde el respeto y el amor. Y eso es cura en toda regla.

    Eres muy fuerte. Que nadie te diga lo que tienes que hacer o de lo que tienes que hablar. Porque nos gustas asi, atrevida, loca, soñadora, impulsiva, alegre, timida, triste,natural. Y encontrar eso en un mundo donde todo es fachada, es casi misión imposible.

    Abrazos guapisima.

    ResponderEliminar

El flujo de la vida.

Hola! Hace un rato he puesto el horario de esta semana...reducido pero intenso! Ya os comenté hace tiempo que los masajes eroticos ya no...