domingo, 2 de agosto de 2015

1000 besos

No me gusta la palabra Gracias, es corta, a mi me suena mal y repetitiva y fea también. Y todo lo que yo tengo que deciros no entra dentro de ella.

Vamo a salir a la calle sonriendo, con paso firme y con cercania. Vamos a abrir una botella de champan y brindemos. Porque sois personas muy bonitas.

Gracias por las risas, por las palabras, por el apoyo incondicional, por los momentos tristes, por escucharme, por venir siempre, por la mano en el hombro y el abrazo a tiempo.

Yo llegué con una etapa entreabierta y muy dura y triste, con lagrimas en los ojos permanentes. Ahora ya no, ahora nunca más. 

Seguiré escribiendo para vosotros, y porque lo necesito.

Quedaros con que en estos años me he reconstruido y vosotros sois los culpables.

Soplo 1000 besos, el que quiera uno que salga a la ventana y lo coja.

Os quiero

Lucia