martes, 27 de agosto de 2013

Estoy de vuelta...

Ya estoy aquí...

Pues si, ya he vuelto de esas vacaciones, las cuales me han servido para descubrir nuevas cosas y poder salir y desconectar un poco de las grandes ciudades. Intentando volver a la naturaleza, para sentir la mezcla de sus olores y colores, con el sonido del silencio.

Así pues, a partir de mañana martes, estaré en el lugar de siempre, como siempre y ofreciendo los mismos masajes de siempre.

Como muchos ya sabréis, muy pronto, quizás la primera semana de Septiembre, habrá un gran cambio, eso si, para bien, tanto para mi como para ti.

Besos...

Lucia!



viernes, 9 de agosto de 2013

El por qué de la cuestión!

Buenos dias!

Quería escribir esta entrada impulsada por una sensación de disculpas hacia vosotros. No quiero justificarme ni mucho menos, pero la verdad que tengo la necesidad hacerlo.

Seguramente, a lo largo de esta semana, muchos de vosotros habéis estado llamando a mi teléfono, sin conseguir muchas respuestas. Dicho de otra forma, estos días he estado un poco saturada con el teléfono y os habrá sido difícil contactar conmigo.

Es por ello que quería explicarles un poco el asunto, el por que de esta situación.

Mi compañera esta de vacaciones y eso ha hecho que yo me viera un poco desbordada con las llamadas y la afluencia de masajes. Cuando trabajamos las dos juntas, nos ayudamos cogiéndonos los teléfonos si alguna esta ocupada, a la vez que nos vamos repartiendo las tareas propias de este trabajo, como pueden ser la limpieza en general, preparación y compras.

Como suele ocurrir en todos los trabajos, nosotras pensamos que en el mes de agosto, la cantidad de trabajo seria mucho menor que en los demás meses del año, es por ello que decidimos turnarnos en este mes para disfrutar unos días de vacaciones y desconectar un poco. Pero esta claro que esta vez no hemos dado en el clavo.

Así pues, una vez escrita esta entrada, podría decir que me encuentro mucho mejor. Como comento al inicio, necesitaba explicaros el por que de esta situación.


Un fuerte abrazo... Lucia.