viernes, 19 de abril de 2013

Nada es lo que parece.


Buenos días.

La verdad que esta mañana he comenzado el día con mucha energía y ganas de trabajar en lo que me gusta, pero como todos sabes, muchas veces hay factores externos a nosotros que nos cambian esos planes preestablecidos que teníamos, cambiándonos incluso nuestra motivación.

He decidido cambiar el nombre de uno de mis servicios. Se trata del “Ritual Tantrico”. Quiero cambiarlo por el siguiente nombre: “Ritual Sensitivo Erótico”.

Te preguntaras el por que. Muy sencillo, soy una persona bastante sensible y me suele afectar lo que me dicen auque sepa que no es cierto, me molesta que piense una cosa de mi que no es cierta…y me molesta tremendamente la gente que no tiene bastante con su aburrida vida y se mete en la de los demás sin ningún tipo de escrúpulos juzgando sin tener conocimientos a ciencia exacta.

Voy a dejar claro por ultima vez que se perfectamente lo que es el tantra porque lo he practicado y porque he viajado para asistir a talleres de tantra, tao, energía sexual femenina etc. Como también se perfectamente y creo que escribí una entrada sobre ello, incluso lo explico por teléfono y en persona que en el tantra ni se hace cuerpo a cuerpo ni se eyacula y que mi masaje es una mezcla de varios masajes.

Hay un video precioso sobre un ritual tántrico de los 5 sentidos, es un ritual que dura lo que uno quiera, puedes estar una hora o un día entero, se basa en caricias, susurros, abrazos, besos, miradas…y con eso llegas a sentir cosas indescriptibles.

Una parte del masaje Ritual sensitivo (antes Tantrico) es así, trabajando esos 5 sentidos.

Y quiero zanjar ya el tema aquí, no voy a dar mas bola a gente que no se lo merece, ni me conoce en absoluto…

En TODOS los centros en los que he trabajado venden tantra como si nada, sin siquiera saber que significa o de donde proviene, dices Tantra y la gente se cree que es sexo sin más, y se lo explicas y les da igual porque para ellos es lo que vende. Yo no lo hice con esa finalidad.

Así es que te pido por favor, que me dejes trabajar con lo que me da de comer y vivir a mí y a más personas, y que investigues más en otros centros los cuales si que ofrecen esos servicios, engañando al cliente, con el único objetivo de lucración. Yo hago esto porque me gusta, indistintamente del nombre o etiqueta que lleve cada servicio.

Dejemos ya de intentar hundir al prójimo….que anda que no hay cosas que solucionar en este país.

Un abrazo!

sábado, 13 de abril de 2013

Cuando reconoces a un conocido por teléfono....


Buenas noches a todos!

Sábado noche, con la llegada del buen tiempo y la despedida de ese frío que penetra hasta los huesos. Pero yo hoy estoy sentada delante del ordenador, intentando ordenar un poco mis pensamientos.

No se el motivo, aunque de lo que si estoy segura es de que necesitaba este momento para mi, para pensar. Hoy no tengo ganas de salir, hoy no toca.

Mientras miraba mis cosas, me vino a la cabeza lo que casi ocurre esta semana con un cliente, algo que pudo convertirse en un desastre para mí. Así pues, decidí compartirlo con vosotros en el blog.

Por decirlo en modo general, se trata de la típica historia de cuando piensas que quizás algún día abras la puerta a un cliente y te encuentres con alguien conocido…y casi pasa.

Llaman al teléfono para pedir información sobre los masajes, comienzo a explicarle todo, la explicación en detalle de cada masaje.

Mientras transcurría la conversación me doy cuenta de que aquella voz me resultaba bastante familiar, me sonaba como si ya hubiese hablado con esa persona, pero no por cuestiones de trabajo, mas bien por cuestiones personales. Aun así, le quito importancia y continúo como si nada.

Al final, me pide cita para dentro de un par de horas, por lo que le pido el nombre para apuntarle y cuando me lo dice siento como todo encaja, como si hubiese encontrado todas las piezas del puzzle que me faltaban. Cuando me dice su nombre automáticamente me viene a la cabeza el rostro de esa persona que yo conozco, con esa voz y ese nombre.

Yo por mi parte intento continuar con la conversación, para que no se de cuenta de mi asombro, por lo que le pregunto si sabe llegar hasta el lugar donde realizo los masajes, a lo que me responde que sin ningún problema, ya que viene de su trabajo, el cual estaba en aquel sitio que yo ya sabia.

Con todo esto, ya me doy cuenta de que inconfundiblemente es la persona que yo tenia en la cabeza, me comenta donde esta su trabajo y a que se dedica, detalles que me lo confirman.

Muchas veces había pensado en esta situación, en el como reaccionaria yo, en como se darían las cosas, por lo que siempre imagine que estaría preparada, pero no. En este caso no ocurrió como yo lo tenía preparado. En este caso mi cabeza se bloqueo, me entro un escalofrió de los pies a la cabeza y no se me ocurrió otra cosa que decirle:

- “Pues en un ratito nos vemos” -

Cuelgo el teléfono y me quedo unos segundos de pie, no entiendo como he llegado a esta situación, como ha ocurrido todo, y lo peor de todo, no se como salir de este berenjenal.

Así pues, decir que al final todos quedamos bien parados y contentos, quizás algún día cuente el desenlace. Lo único que puedo comentar es que al final el cliente tuvo su masaje!!!

Un beso a todos...